SISTEMA DE BEBEDEROS

 

Las aves deben tener acceso libre a agua limpia, fresca y de buena calidad en todo momento. Sin embargo, cuando el consumo de agua es bajo por razones naturales, por ejemplo, durante los períodos oscuros cuando las aves están inactivas, controlar el suministro de agua puede ayudar a reducir derrames innecesarios que podrían causar problemas en la calidad de la cama. Dichos controles se deben llevar a cabo con precaución; nunca debe haber restricciones en cuanto a la cantidad de agua que se les ofrece a las aves en crecimiento; se debe encontrar un equilibrio entre el crecimiento, el bienestar y el riesgo potencial de pododermatitis.

El suministro inadecuado de agua, ya sea en cuanto a volumen o al número de bebederos, reducirá la tasa de crecimiento. Para garantizar que la parvada reciba la cantidad suficiente de agua, se debe hacer un monitoreo diario de la proporción entre el consumo de agua y el de alimento.

Todo cambio en el consumo de agua es una indicación temprana de problemas de salud y desempeño. Cuando el agua está muy fría (<10°C) o muy caliente (>26°C), se reduce el consumo. La temperatura ideal del agua se encuentra entre 15°C 21°C/70°F.

En los primeros días de vida del pollito y en climas cálidos es recomendable vaciar las líneas de los bebederos a intervalos regulares de tiempo para garantizar que el agua esté a una temperatura fresca.

La granja debe contar con un buen sistema de almacenamiento de agua, en caso de que haya alguna falla con el abastecedor principal. Lo ideal es que se cuente con una capacidad de almacenamiento suficiente para que haya agua disponible durante 24 horas para consumo al máximo nivel.

El consumo de agua se debe monitorear todos los días utilizando un medidor de agua.

El requerimiento de agua varía según el consumo de alimento. A 21°C (70°F), las aves estarán consumiendo la cantidad suficiente de agua (l) cuando la proporción entre el volumen del agua y el peso del alimento (kg) se asemeja a:

1.8:1 para bebederos de campana
1.7:1 para bebederos de niple con copas
1.6:1 para bebederos de niple sin copas

El requerimiento de agua también varía según la temperatura ambiental. Las aves beben más agua cuando la temperatura ambiental es elevada. El requerimiento de agua aumenta en aproximadamente 6.5% por cada °C (por cada 2°F) por encima de los 21°C (70°F). En las áreas tropicales, la presencia de temperaturas elevadas durante tiempos prolongados duplica el consumo diario de agua.

Diariamente se debe revisar la altura de todos los bebederos y, si es necesario, se debe ajustar. Los bebederos deben estar siempre limpios y funcionando bien, y no deben tener material de cama ni materia fecal. Durante el proceso de limpieza del galpón, se debe remover el Calcio que se haya acumulado en los bebederos utilizando un producto de limpieza apropiado para este fin.

 

Bebederos de Niple

Se requiere 1 niple por cada 9 aves como mínimos. También se deben instalar bebederos suplementarios (10 por cada 1.000 aves) durante los 3 primeros días.

Fig. 1 Bebederos suplementarios

El número de aves por niple realmente dependerá de la velocidad del flujo del agua, la edad de sacrificio, el clima y el diseño. Las líneas de agua se deben supervisar diariamente durante la vida de la parvada para obtener un desempeño óptimo.

Las líneas de bebederos se deben instalar a baja altura cuando las aves están más jóvenes y luego se deben elevar a medida que éstas van creciendo. Si las líneas están demasiado elevadas, las aves pueden tener dificultad para consumir agua, mientras que si están demasiado bajas, se pueden presentar problemas de cama húmeda.

Fig. 2. Ajuste de Altura de los niples en los primeros días

Al principio de la etapa de crianza, las líneas de niples deben colocarse a una altura a la que las aves puedan beber. El dorso del pollo debe formar un ángulo de entre 35° y 45° respecto al piso mientras está bebiendo. A medida que el ave va creciendo, se deben elevar los niples de manera que el dorso del ave forme un ángulo de aproximadamente 75°-85° con relación al piso, de tal manera que las aves tengan que estirarse un poco para alcanzar el agua.

Fig. 3  Altura ideal de los niples

Las aves deben llegar al agua en esta posición de forma que el agua fluya directamente del niple al pico, pero no deben hacer un gran esfuerzo para alcanzar el niple.

Si el niple está demasiado bajo, es posible que las aves giren la cabeza para beber, causando derrames de agua en la cama. Para tener un acceso fácil y la disponibilidad óptima de agua, siempre que sea posible, las aves deberán criarse utilizando un niple tipo 360°.

Se deben evaluar semanalmente las velocidades del flujo de agua de los bebederos de niples durante el ciclo de crecimiento con el fin de garantizar que el abastecimiento sea suficiente para cumplir con las demandas máximas del consumo diario.

Las velocidades del flujo del agua de los bebederos de niple pueden medirse presionando durante un minuto un cilindro de medición en un niple en el extremo de la línea para activar el flujo de agua.

La cantidad de agua que quede en el cilindro indicará la velocidad del flujo por minuto para cada uno de los niples de la línea.

Si la velocidad obtenida es mayor que la esperada para la edad del ave, puede haber un incremento de derrames y causar problemas de cama húmeda.

Si la velocidad obtenida es menor que la esperada, es posible que no haya agua suficiente para todas las aves, causando así problemas de deshidratación. Medir la velocidad estática del flujo de agua de un niple puede servir para identificar problemas en los sistemas de bebederos. Para cada tipo de bebedero se deben seguir las recomendaciones del fabricante.

 

Bebederos de Campana

Al día de edad, se debe proporcionar un mínimo de 6 bebederos de campana (40 cm/17 pulgadas de diámetro) por cada 1.000 aves. También se deben instalar 10 bebederos suplementarios por cada 1.000 aves durante los 3 primeros días como fuentes adicionales de agua.

A medida que los pollos van creciendo y que el área del galpón en uso se va ampliando, debe haber un mínimo de 8 bebederos de campana (40 cm/17 pulgadas de diámetro) por cada 1.000 aves. Éstos se deben distribuir uniformemente por todo el galpón de manera que ninguna de las aves tenga que desplazarse más de 2 m (6.6 pies) para beber agua.

Como guía, el nivel del agua debe estar a 0.6 cm (0.2 pulgadas) por debajo del borde del bebedero hasta los 7-10 días de edad. Después de los 10 días de edad, debe haber 0.6 cm (0.2 pulgadas) de agua en la base del bebedero.

Los minibebederos y bandejas adicionales que se usaron el primer día de edad se deben ir retirando gradualmente, de manera que hacia los 3 ó 4 días todas las aves estén bebiendo de los sistemas automáticos.

Figura 4: Altura correcta del bebedero de campana.

 

BIBLIOGRAFIA

– Ross Tech (2008) Calidad de Agua.

– Aviagen (2014) Manual de Manejo de Pollos de Engorde Ross.